sábado, 15 de abril de 2017

Nick Drake - Five Leaves Left (1969)

I

Un artista que fue casi totalmente ignorado mientras vivió, y que ahora es  un cantautor de culto para muchos. Sus apenas tres álbumes se consideran un tesoro, y su persona es admirada y recordada como la de Jim Morrison, James Dean, Amy Winehouse o Marilyn Monroe, quienes, como el, fueron hermosas estrellas fugaces. Todos ellos dejarían estelas de glamour y de magia a su paso, fascinando a muchos,  para luego desaparecer prematuramente. 
Existencias truncadas inesperadamente, que escondían tras su encanto irresistible, una profunda pena.
Estos son los dulcísimos frutos de esa melancolía.



Artista: Nick Drake
Álbum: Five Leaves Left
Año: 1969
Género: canción de autor
Duración: 41:17
Nacionalidad: inglesa



Lista de Temas:
01. Time Has Told Me
02. River Man
03. Three Hours
04. Way To Blue
05. Day Is Done
06. Cello Song
07. The Thoughts Of Mary Jane
08. Man In A Shed
09. Fruit Tree
10. Saturday Sun




Alineación:
Nick Drake / vocals, acoustic guitar, piano
Simon Heyworth / mastering
Joe Boyd / production
John Wood / engineering
Robert Kirby / arrangement
Danny Thompson / bass














Quise poner en la cabecera del post este tema porque es el que más me fascina de todo el álbum. Se trata de River Man, y les transcribo aquí un fabuloso análisis del tema, con el permiso del autor, al cual aplaudo por su excelente trabajo:

- El título de River Man hace mención al barquero que aparece en la novela “Siddhartha” de Herman Hesse, aunque se trate de un texto enigmático y abierto a múltiples interpretaciones. ¿Quién era Betty? ¿Cuál  era el “plan para el tiempo de las Lilas”? Son algunos interrogantes los cuales, aún hoy en día, los fans de Drake intentan dar significado. En cualquier caso, lo más interesante bajo mi punto de vista no está en los versos, sino en la música del compositor inglés.








La canción comienza con el sonido sincopado de una guitarra acústica. Un arpegio sobre un compás de 5/4 que siguiendo una secuencia de acordes menores parece resolver en uno mayor, pero que finalmente vuelve al ciclo de acordes menores. Esta cadencia en suspense de acordes junto al ritmo de amalgama de la pieza trasmite una leve sensación de inestabilidad, indeterminación o “insatisfacción”, hermosamente desconcertante. Tras unos instantes, una dulce melodía de aires folk cantada frágilmente por Drake aparece como motivo principal. Pero lo mejor de River Man llega con la sección de cuerdas, que con un sonido suave y estático se une progresivamente a la canción dotándola  de una carga de intensidad y de riqueza armónica que va “in crescendo”, hasta que finalmente en su clímax te sobrecoge. 

Precisamente a causa de este arreglo,  la grabación tuvo que sortear algunos enfrentamientos entre Drake y la compañía discográfica (una pequeña filial de Island Records). El productor del disco, Joe Boyd, tenía la idea de incorporar una sección de cuerdas similar a la empleada por Leonard Cohen en su primer álbum, pero el trabajo realizado por el arreglista de la compañía no gustó a Drake. Él buscaba para esta pieza un arreglo que recordara a la obra de compositores impresionistas como Frederick Delius o Maurice Ravel, así que finalmente reclutó a su amigo Robert Kirby (un joven estudiante de música en Cambridge), que contó con la ayuda del veterano compositor Harry Robinson para terminar de escribir la partitura.


Otro dato curioso sobre River Man es que se trata de una de las pocas canciones compuestas por Drake para ser tocada con afinación estándar. Experimentaba en la mayoría de sus temas con diferentes técnicas de afinación, lo cual enriquecía la sonoridad de su repertorio, pero conseguía irritar al escaso público que acudía a sus directos (debido a las continuas pausas para cambiar la afinación de los instrumentos). Estas malas experiencias en conciertos, en combinación con su carácter introvertido, le llevaron a renunciar a tocar en vivo durante gran parte de su carrera.-

por Mash










Dejandome llevar por un impulso empecé presentando sólo mi canción favorita, pero el álbum, en general, es grandioso, así que voy a proceder a reseñarlo ya, empezando por una breve biografía de su autor e interprete, Nick, Drake. 


Nicholas Rodney Drake (19 de junio de 1948 – 25 de noviembre de 1974), más conocido por  Nick Drake, fue un cantautor y músico inglés, nacido en Birmania, y creador de bellas canciones acústicas. Su voz era única e inconfundible: en ningún momento se le oye gritar. Cuando cantaba, era como si te susurrara al oído, con una voz cálida y llena de melancolía. A pesar de que tuvo poco éxito comercial durante su vida, su trabajo es muy apreciado en la actualidad, y es considerado uno de los más grandes cantautores del siglo XX.

La convivencia con la generación hippie, la influencia de Baudelaire, el blues, el country, el primer disco de Leonard Cohen recién salido al mercado, ‘Astral Weeks’ de Van Morrison, la filosofía zen en conjunción con su poeta favorito William Blake, los círculos budistas en la universidad, la cercanía de The Incredible String Band, Donovan y la extraña amistad con Françoise Hardy son algunos de los caminos curiosos con que se tropieza este cantautor alto y algo desgarbado que viste con ropa demasiado pequeña para su tamaño.







El instrumento principal de Drake fue la guitarra, pero también sabía tocar el piano, el clarinete y el saxo. Drake firmó un contrato con Island Records cuando tenía 20 años, y en 1969 editó su primer álbum, Five Leaves Left. Editó otros dos discos, pero inicialmente ninguno vendió una cantidad significativa de copias, en parte debido a que Drake rehusaba realizar presentaciones en vivo y entrevistas.


Y es que Nick tenía la desdicha de ser maníaco - depresivo, o como se dice ahora, bipolar (es cierto que lo de maníaco - depresivo suena muy impactante). Lo era de un modo extremo, y tomaba medicación desde muy joven para paliar los efectos de su enfermedad. Esa vena de tristeza se siente en cada sílaba y en cada arpegio de sus canciones, le recorre a uno desde el corazón hasta el vello, mientras escucha el disco, y sin embargo viene acompañada de tal delicadeza y sensibilidad que uno no puede sustraerse a ella. Es una muy dulce melancolía. Como dijo un amigo: la melancolía de alguien que ya no quiere estar aquí. Murió por una sobredosis de antidepresivos. Muy probablemente fue un suicidio.


“Five Leaves Left” (título que hace referencia al mensaje de aviso al final de los "libritos" de papel de fumar – quedan cinco hojas –), fue el debut discográfico de Drake. Es un disco especialmente melancólico, otoñal. Los dos posteriores siguen en la misma linea, pero transmiten un poco más de alegría. 
 Five Leaves Left, se publicó en 1968, con Joe Boyd como productor. Las sesiones se llevaron a cabo en el estudio Sound Techniques de Londres. Como soporte, Boyd llamó a varios contactos que tenía en la escena del folk-rock londinense, como el guitarrista de Fairport Convention, Richard Thompson y el bajista de Pentangle, Danny Thompson. También convocó a John Wood como ingeniero y a Richard Hewson para que se encargara de los arreglos de cuerda.


Aquí tienen el álbum completo:






El famoso periodista Nick Kent, de ‘New Musical Express’ escribió un año después de la muerte de su amigo Nick, que Island Records se negaba a publicar otra vez los tres discos que había grabado Drake. Tres auténticas obras maestras. En aquellos días, Island vendía millones de discos de Cat Stevens y empezaba a vender los de Bob Marley. No necesitaba a un perdedor llamado Nick Drake.
Pero sólo cuatro años después, en el año 1978, un gran ‘fan’ de Drake que había fichado como ejecutivo por Island se atrevió a publicar una caja con los tres álbumes en vinilo. Y entonces, ya muerto Nick, su música hizo furor...

Para terminar, les diré que el barquero del que habla Hermann Hesse en Siddhartha, es el mismo Buda Gautama.


Discografía 
Five Leaves Left (1969)
Bryter Layter (1970)
Pink Moon (1972)

                                              el Canario



No hay comentarios:

Publicar un comentario