martes, 20 de junio de 2017

Una frase "Made in Hollywood"


Vuelvo a centrarme en  un solo tema.  Esta vez se trata de  "This Town Ain't Big Enough for both of Us", de la banda norteamericana Sparks, capitaneada por un par de tipos bizarros y geniales: los hermanos Ron y Russell Mael.
Es cierto que, técnicamente hablando, no son una banda impresionante, pero quien dijo que eso lo es todo? Sus melodías son únicas, la voz de Russell también, sus histrionicas ocurrencias y su puesta en escena, espectaculares... con ustedes: Sparks!






Artista: Sparks
Canción: This Town Ain't Big Enough for both of Us
Año: 1974
Género: pop, glam rock, 
Duración: 3:06
Nacionalidad: Inglesa
Formato: 45 revoluciones
Cara B: Barbecutie
Productor: Muff Windwood
Sello discográfico: Island Records



Alineación:
Ron Mael / teclados
Russel Mael / voz

Mrtin Gordon / bajo
Adrian Fisher / guitarra
Norman "Dinky" Diamond / Batería












Esta es una breve lista de frases clichés del cine de Hollywood sacada de la revista QUO. Frases emblemáticas que quedaron grabadas a fuego en las páginas de la historia del cine. Algunas de ellas incluso se han convertido en expresiones habituales  de la vida cotidiana. Que porqué les hablo de esto? Porque una de estas frases dio lugar a una de las canciones más geniales del pop de los setenta, o al menos a mi me lo parece. He aquí la lista:


"Francamente, querida, me importa un bledo".
Lo que el viento se llevó (1939)

"Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar".
El padrino (1972)

"Aquí me tienes mirándote, chica".
Casablanca (1942)

"Alégrame el día".
Harry el sucio (1971)

"Que la fuerza te acompañe".
La guerra de las galaxias (1977)

"Abróchense lo cinturones. esta noche 
va a haber turbulencias".
Eva al desnudo (1950)

"¿Me estás hablando a mí?"
Taxi driver (1976)

"Lo que pasa aquí es que falta comunicación".
La leyenda del indomable (1969)

"Me encanta el olor del napalm por la mañana".
Apocalipsis now (1979)

"El material del que están hechos los sueños".

El halcón maltés (1941)








Ron y Russel Mael, dos hermanos criados en Los Angeles, California, allá por el año 1973 se cansaron de no tener mucho éxito en EEUU y dieron el salto a Inglaterra. Ya tenían en su haber dos álbumes que no habían tenido demasiada resonancia en Norteamerica, así que , sin mirar atrás se fueron a Londres. Fue buena idea, porque tanto por su imagen como por su música, pertenecían más al pop britanico que al norteamericano.

Chris Blackwell, de Island Records se interesa por ellos y los ficha. Los dos hermanos, el uno cantante y el otro teclista, se pusieron manos a la obra y empezaron a grabar su primer album en Inglaterra, Kimono my House, cuyo principal single fue This Town ain't big Enough for both of Us, que es precisamente la canción de la que vamos a hablar hoy.






En la composición de este tema Ron y Russel jugaron a colocar en la terminación de cada verso una frase tópica del cine hollywoodiense: una de esas frases manidas como las que he expuesto más arriba. Pero al final, la única por la que se decantaron fue "esta ciudad no es lo suficientemente grande para los dos". 
Se trata de una frase sacada de un viejísimo western. De hecho, es interesante destacar que los disparos que suenan en determinados momentos de la canción, fueron idea del productor Muff Windwood, que  con ellos pretendería evocar el ambiente del lejano Oeste, tal y como nos lo muestran en esas peliculas.








Esta ciudad no es lo suficientemente grande para los dos, es una frase muy apropiada para dos hermanos que tienen  el aspecto de ser los dos polos opuestos, y de estar siempre enfrentados: el uno hiperactivo e imparable, y el otro serio, extremadamente rígido y con cara de asesino en serie. Pero naturalmente, todo es una puesta en escena, porque en realidad, si han durado tantos años juntos, es porque se deben llevar muy bien. 

Un elemento clave dentro de la canción es el Staccato, que se representa en la notación musical por medio de un punto o una v pequeña sobre la nota, para indicar que esa nota ha de sonar acortada, de manera que quede claramente separada de la siguiente, y con mayor intensidad; implica asimismo un ligero acento. Y así es como la canta Russell, con su impecable falsete.
Esa forma de cantar unida al ritmo obsesivo y martilleante de la canción, logran crear en el oyente una creciente tensión, un estado de inquietud. 

          abajo, el video promocional de la canción, hecho en 1974:









La canción fue ganando puestos en el hit parade del Reino Unido, hasta alcanzar el número 2. Pero al descubrirse que los Sparks no estaban afiliados al sindicato de músicos ingleses fue retirada de las listas de éxitos, y su puesto fue ocupado por The Rubettes, con Sugar Baby Love, durante un mes. 

En cuanto al álbum, en la portada, solo se ven dos  japonesas haciendo gala de una gran expresividad en sus rostros, sin el nombre de la banda ni el título del disco, cosa que se salía de los esquemas de la época. 







Kimono my House es todavía hoy un disco de culto, de lo mejor que dio de si esta banda cuando todavía hacía un rock con bastantes rasgos progresivos y de Art Rock. Más adelante, a partir de 1979, de la mano del productor italiano Giorgio Moroder, se reciclaron pasandose al sinth pop, y a la música disco. este último musicalmente, fue su período más nefasto. Fue un poco como cuando los Bee Gees pasaron de crear un hermoso disco progresivo como Trafalgar a hacer Fiebre del Sábado Noche. "Poderoso caballero, don dinero..."





Volviendo a nuestra canción, y para terminar, me parece una composición fantástica, un tema irresistible, que no podía sino triunfar. Si encima la imágen de sus interpretes era tan impactante, y tan llena de magnetismo personal, el exito estaba asegurado. Y así fue. Creo que está a la altura de los mas grandes del rock de la época. 

El resto de las canciones del disco está muy bien, abundan las letras  inteligentes, cargadas de  un fino sarcasmo, y las composiciones son de una gran originalidad. Para ser justo, tambien diré que no son unos grandes instrumentistas, y que todo habría sonado mejor con un poco más de virtuosismo. Es verdad.



ntes de terminar les voy a decir de qué pelicula salió la frasecita Esta ciudad no es lo suficientemente grande para los dos : de "The Western Code", una pelicula de vaqueros del año 1932, con Tim McCoy y Nora Lane. Lo he sabido gracias a la valiosa colaboración del amigo Carlos. 






                           el Canario




No hay comentarios:

Publicar un comentario