miércoles, 1 de marzo de 2017

Carl Palmer en Argentina (2017)


Este es un disco que todavía no existe.
Pero a partir de mañana existirá.
Por lo menos existirá la posibilidad de su existencia.
Porque mañana, 1 de Marzo, a las 21 hrs. Carl Palmer se presenta con su banda, Carl Palmer's ELP Legacy,  en la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe, en el teatro  El Círculo. No verás en la página principal del Teatro este evento, aunque lo encontrarás en la página de Programación 2017. ¿No era tan importante para ellos este evento y por eso no aparece en la página principal o fue de último momento y no pudieron agregarlo a la presentación principal..? No lo sé ni me importa mucho. Lo importante es que viene Carl Palmer y me da la oportunidad de escribir algo sobre una persona que admiro y todavía no tuvo una reseña individual en este Blog. Tengo la excusa que el Blog es muy nuevo y hay tanto para reseñar… Pero esa me está pareciendo una excusa muy usada últimamente. Las cosas hay que hacerlas, y hacerlas lo mejor posible. Y no echarle la culpa a los demás por hacerlas mal ni decir que nos ponen palos en la rueda.
Estoy dedicando la reseña a un músico que sigo desde la adolescencia justamente porque tiene la actitud opuesta a los que tienen flojera y suben a costa de los demás.
A lo largo de los años aprecié su manera de trabajar en Emerson, Lake and Palmer, en Asia y también con su propia banda. Pero especialmente recuerdo el momento en que empezó a ser un ser humano querible ante mis ojos, contrario a esos dioses del rock insufribles. Y fue justamente en ocasión de tener que enfentar una situación que para muchos resultaría incómoda.
Era 1997 y Emerson, Lake and Palmer estaba en Argentina. Estaba viendo el programa de Roberto Pettinato a la medianoche y ahí estaban ELLOS sentados alrededor del escritorio. Fue un reportaje en el que se tomaron con mucho humor las tonterías que el conductor les preguntó. Preguntas en las que se burlaba de la panza de Elvis Presley sin notar que Lake tenía una tendencia a la gordura, o de la mente de Robert Fripp, tratando de forzar una respuesta de Lake que no llegaba, tal vez un poco aburrido que este zopenco estuviera haciendo tal  cuestionario (del mismo estilo que sigue usando hoy con cualquier estrellita de teleteatro), en vez de ponerse a la altura de los Genios que lo visitaban. Lo que me hizo empezar a apreciar a Carl más allá de su rol de baterista fue que se desenvolviera tan bien en tan tonta situación , empezara a decir algunas cosas en castellano, y al final terminara gastando al conductor.
Para rematarla Gillespi y su banda como homenaje a ELP tocaron una de Henry Mancini, Peter Gunn. No le aciertan al agua ni tirando una piedra desde la cubierta de un crucero en medio del Atlántico. 
Siempre me prometía que iba a digitalizar el VHS HI-FI que grabé esa noche para subirlo a Youtube, pero al final no hay drivers para la capturadora  en los nuevos sistemas, y entonces por ahora no es posible. Sin embargo una nueva búsqueda arrojó resultados que no obtendría de otra manera y aquí está el evento.



Los invito a leer a continuación un muy buen reportaje a Carl Palmer. Se lo realizó Hernán Osuna y salió hoy en Página 12. (Un reportaje en el que la estrella es el reporteado y no el reportero)


 Tras más de cincuenta años de carrera y luego de haber alcanzado la cima como baterista de Emerson Lake & Palmer, Asia y The Crazy World Of Arthur Brown, Carl Palmer arribará por primera vez a la ciudad --el próximo miércoles, en El Círculo-- para mantener viva la llama del rock progresivo. A pesar del fallecimiento de sus compañeros en 2016 (Greg Lake y Keith Emerson, de ELP, y John Wetton de Asia), Palmer le encontró sentido a ese duro trance para continuar tocando a los 66 años. "Es la creencia de saber que me he quedado para continuar con el legado musical. Ellos eran mis amigos y compañeros de banda. Fue duro verlos sufrir y partir, pero sé que lo que hicimos juntos será recordado por décadas", confesó a Rosario/12, y adelantó: "Si amás la música de Emerson, Lake & Palmer, te va encantar el recital. Me acompañan Paul Bielatowicz en guitarras y Simon Fitzpatrick en bajo, ambos son grandes instrumentistas. La diferencia radica en que no hay teclados, pero el poder y la intensidad son iguales. Van a escuchar la música de ELP de una manera diferente".

- Repasemos un poco tu carrera. Tenías sólo 18 años cuando "Fire", el exitoso single de The Crazy World Of Arthur Brown, llegó al número uno de los rankings. ¿Cómo asimilaste el éxito y la fama a tan temprana edad?
- Todo sucedió demasiado rápido. Era la primera banda con la que salía realmente de gira y tuvimos un hit. Fue impresionante, pero luego Arthur Brown se apartó de la sociedad para integrarse a una comunidad hippie. Después volví a Inglaterra con Vincent Crane y formamos Atomic Rooster. Cuando ese grupo comenzaba a despegar, me marché y comencé Emerson, Lake & Palmer. Al principio pensé que estaba loco por haber hecho eso, pero cuando ELP explotó de popularidad todo encajó.
- Eras parte de The Crazy World Of Arthur Brown a los 18; luego, a los 20, formaste Emerson, Lake & Palmer, con quienes vendiste 48 millones de discos en todo el mundo. Más tarde, cuando tenías 31, ingresaste en el supergrupo Asia. Podría decirse que sos un tipo afortunado, pero es obvio que trabajaste muy duro para llegar tan lejos.
- Creo que fui muy afortunado, pero todas esas eran bandas geniales con fuerte visión artística. Cada instrumentista era excelente en lo suyo. Nos focalizamos en crear música diferente e irresistible. Sí, el factor suerte existió, pero también tuvo que ver la manera en la que nos comunicamos musicalmente. Trabajamos duro y dio sus frutos.
- Con ELP grabaron Tarkus en 1971. El disco marcó un quiebre en la carrera del grupo, aunque Greg Lake pensó que era demasiado avanzado para la época. ¿Qué recordás de aquel registro?
- Sentí que era música extraña, pero muy excitante y estimulante para tocar. Eso fue lo que me atrajo. Con el tiempo, Greg llegó a amarlo y producirlo para el grupo, aunque realmente fue un esfuerzo colectivo.
Ese tipo de música todavía suena genial en la actualidad: hasta ahora nadie grabó algo más o menos similar.
- Cuando editaron Love Beach (Atlantic, 1978) la banda estaba a punto de disolverse. Aún así, hay un tema del álbum que te gusta: "Canario".
- He tocado también esa canción con mi banda. Es una pieza de música clásica que Keith Emerson y yo quisimos adaptar. Fue lo mejor que hicimos en Love Beach.
- Tenés 66 años y cinco décadas de carrera encima, pero se te ve en buena forma. ¿Continuás corriendo, nadando y practicando esgrima?
- Sí, me mantengo. Todavía practico con la batería dos horas al día, corro y hago otros ejercicios. Por otro lado, abandoné las artes marciales porque lastimaban mis manos.
- En el Reino Unido dictás clínicas de batería destinadas a chicos ciegos y sordos, así como también para niños con capacidades diferentes. Imagino que aprendés mucho con esas experiencias.
- Es sumamente gratificante; lo veo como una manera de contribuir y devolverle algo a la comunidad. Los chicos están muy agradecidos de vivir esas experiencias. Es hermoso verlos sonreír.


Habrá por lo menos dos presentaciones más. El día 3 de Marzo en Buenos Aires, en el Teatro Gran Rivadavia  y el 4 de Marzo en Mar del Plata, en el Teatro Provincial.

Este es el video promocional de la gira 2017





Carl Palmer ELP Legacy interpreta 21st Century Schizoid Man




Reseña original publicada en el Blog Cuandoquieras... lo que sea




No hay comentarios:

Publicar un comentario